LA HISTORIA DE LA CARRERA PANAMERICANA, LA MÍTICA PRUEBA MEXICANA :TOP GEAR

La Historia de la Carrera Panamericana, uno de los Rallyes de Resistencia más famosos del mundo que se celebra en México, se divide en dos épocas. Una primera, llamada ‘antigua o dorada’, va de 1950 a 1954 y la segunda o ‘moderna’, desde 1988 hasta la actualidad. En la prueba, también conocida como La PanamericanaLa Carrera o simplemente La Pana, los grandes nombres del volante han escrito algunas de las páginas más épicas del Motorsport. Para que te hagas una idea de su dureza, se dijo de ella que era una combinación de las 24 Horas de Le Mans, la Mille Miglia, el GP de Trípoli y el trazado de Nürburgring. Por cierto, ¿sabías que el nombre del Porsche Panamera es un homenaje a esta cita con la gloria y la épica del volante?

Epoca Dorada

Nació en 1950 como una iniciativa conjunta de Enrique Martín Moreno apoyada por el Gobierno Federal Mexicano que buscaba dotar de una mayor proyeccióninternacional al país. Se quería atraer al turismo y nuevos inversores extranjeros, así como publicitar la nueva carretera panamericana que atravesaba el país azteca. Pronto, las empresas constructoras y los estamentos oficiales más importantes, le prestaron su apoyo económico, lo que resultó capital.

El recorrido originario de La Panamericana constaba de 3.000 km repartidos en nueve etapas y seis días que medían la fortaleza mecánica y humana de los participantes. Gracias a la promoción que hicieron importantes pilotos estadounidenses, La Carrera tuvo gran relevancia en Norteamérica y muchos de sus corredores se animaron a aceptar el nuevo reto automovilístico.

Su prestigio no paraba de crecer. Tanto es así que en 1953 ya estaba considerada como una de las competiciones más importantes, a la altura de las Targa Florio y Mille Miglia (Italia) y las 24 Horas de Le Mans. Las grandes marcas como Porsche, Ferrari, Mercedes o Lincoln desplazaban importantes y numerosos equipos hasta allí, Y por supuesto, los pilotos más importantes del Planeta, entre otros, Alberto Ascari, Juan Manuel Fangio o Phil Hill, no dudaron en medir su talento en el asfalto centroamericano.

Por supuesto que junto a ellos, se encontraban las principales estrellas mexicanas del momento: Leal Solaraes, Ché Estrada Menocal, Solana y Razo Maciel. Sin embargo, tras el trágico accidente de las 24 Horas de Le Mans en 1955, se suspendió la cita de ese año. Ahí terminó la primera parte de la Historia de la Carrera Panamericana en la que la seguridad de los espectadores y corredores fue una absoluta prioridad.

Epoca Moderna

Habría que esperar 34 años para se materializara el sueño de un numeroso grupo de amantes de La Carrera encabezados por Pedro Dávila y Eduardo de León. Evidentemente, los principales clubes automovilísticos del mundo se mostraron encantados con la invitación. Arrancaba así en 1988 la segunda parte de la Historia de la Carrera Panamericana.

Las nuevas reglas establecieron que los vehículos participantes serían los fabricados entre 1940 y 1965 divididos en cuatro categorías (automóviles panamericanos, históricos, panamericanos originales y de exhibición). Además, el Rally se disputa durante una semana y siete etapas.  No obstante, se permitió la modificación, es decir, la modernización de todos aquellos sistemas relacionados con la seguridad y suspensiones.

A pesar del tiempo transcurrido, la Pana mantiene el espíritu deportivo y aventurero genuino que la convirtió en un mito que habita en el Olimpo de la Velocidad. El ambiente mágico que se respira en ella nos transporta a mediados del Siglo XX. Esperamos que te haya gustado este post de la Historia de la Carrera Panamericana.

La Carrera Panamericana

12-18 de octubre 2018

  • 5119 3145 - 5586 6898

© Copyright 2018 Carrera Panamericana | Aviso de Privacidad

Scroll Up