El Lincoln 149 y Ray Crawford las grandes sorpresas de La Carrera Panamericana en 1953

El Lincoln 149 y Ray Crawford las grandes sorpresas de La Carrera Panamericana en 1953

En 1952, la carrera se dividió en clases para coches deportivos y coches de serie para nivelar el terreno de juego. Mercedes-Benz se unió a Ferrari para entrar en un equipo de fábrica, pero fue Lincoln quien se estableció como el equipo a vencer en la clase de autos de serie, capturando las primeras cuatro posiciones al final de la carrera.

Lincoln repetiría esta notable hazaña en 1953, un año que vio una mayor división en subcategorías grandes y pequeñas dentro de las clases de autos deportivos y de serie. La carrera también contaba para el Campeonato Mundial de Automóviles Deportivos, lo que añadía la importancia de una victoria (o al menos una demostración respetable) para los equipos que participaban en la serie. También resultó ser la carrera más mortal del rally, con un total de nueve muertes, ocho de las cuales ocurrieron en un solo día en una etapa.

Aunque nadie lo hubiera predicho al comienzo de la carrera, 1954 sería el último año de la prueba. Pero en esta ocasión la tripulación del auto 149 nos darían un verdadero espectáculo en cómo manejar una carrera de resistencia con brillantes técnicas de pilotaje por parte de Ray Crawford y su copiloto Enrique Iglesias. Lincoln una vez más demostró ser dominante en la clase de coches de serie, ganando las dos primeras posiciones del podio en la conclusión. El Lincoln ganador fue conducido por Crawford e Iglesias, completando la ruta de 1.908 millas en 20 horas, 40 minutos y 19 segundos a un ritmo promedio de 92,22 MPH. Para Crawford (que ya era un as de la Segunda Guerra Mundial), la victoria le abriría las puertas a una carrera que incluiría salidas en la Indy 500 y en la Fórmula 1.

 

La carrera de 1954 y el coche número 149, el Lincoln Capri de 1954, conducido a la victoria por se incorporó a la Colección Harrah y, en última instancia, al Museo Nacional del Automóvil. Para preparar el coche los Lincolns de carretera se disponía de frenos de potencia, pero los coches de carreras recibían frenos sin asistencia con tambores con aletas de 12 pulgadas. Faulkner fue el mejor de los Lincoln oficiales, pero quedando en 2º lugar de su clase. Por delante de él quedó en primer lugar el Lincoln Capri privado de Crawford/Iglesias.

Leave a Comment

escort Zonguldak escort Sivas escort Düzce escort Tokat escort Osmaniye escort Didim escort Kütahya Manisa escort Nazilli escort Beyşehir escort Mersin masaj salonu
pendik escort kartal escort çekmeköy escort mersin escort türkçe altyazılı porno lezbiyen porno porno izle sex hikaye denizli escort bodrum escort izmit escort bodrum escort