100 años de las 24 Horas de Le Mans

100 años de las 24 Horas de Le Mans

Un siglo en la búsqueda de la gloria máxima del automovilismo

Las 24 Horas de Le Mans, una de las carreras de resistencia más famosas y emblemáticas del mundo, cumplen 100 años de historia. Desde su primera edición en 1923, esta competencia ha atraído a pilotos, equipos y fanáticos de todo el mundo, convirtiéndose en una verdadera prueba de habilidad, estrategia y resistencia para los participantes.

La historia de las 24 Horas de Le Mans

Las 24 Horas de Le Mans tuvieron su origen en la idea de dos visionarios del automovilismo francés: Georges Durand y Charles Faroux. Durand, miembro del Automobile Club de l’Ouest, propuso una carrera de resistencia de 24 horas en el circuito de la Sarthe, cerca de la ciudad de Le Mans. Faroux, periodista y cronista de carreras, apoyó entusiastamente la idea y se convirtió en el primer director de la competencia.

La primera edición de las 24 Horas de Le Mans se llevó a cabo en mayo de 1923 y contó con la participación de 33 equipos.

Las 24 Horas de Le Mans se corren en el mes de junio. Esta tradición solo tuvo una excepción y fue justamente en la primera edición, que se disputó los días 26 y 27 de mayo de 1923.

100 años de las 24 Horas de Le Mans
Lorraine Dietrich (#4, #5 y #6) se convirtió en la primera constructora en superar una media de 100 km/h en 1926. FOTO: 24h-lemans.com

En esa época, el ganador debía recorrer la mayor distancia posible en tres carreras de 24 horas de duración. En un comienzo, el trofeo que recibía el ganador se bautizó con el nombre de la Rudge Whitworth Trienal Cup, pero en 1928 se modificó el formato de la prueba.

Desde ese año, el vencedor debería cubrir el mayor número de kilómetros en una sola carrera de 24 horas. Ahí comenzó a gestarse el interés por una competición única y especial, de resistencia, que pone a prueba al piloto y la máquina, y que siempre ha estado marcada por su dureza, la singularidad técnica por los nuevos desarrollos y tecnologías que se ponen a prueba, y por supuesto, el espectáculo, sobre todo en la noche.

La victoria fue para el equipo de André Lagache y René Leonard, quienes condujeron un Chenard et Walcker Sport de 3 litros de cilindrada. Desde entonces, la carrera ha sido un evento anual que ha ganado reconocimiento mundial y ha sido escenario de momentos históricos en el automovilismo.

100 años de las 24 Horas de Le Mans
Bugatti (#1) intentó un nuevo récord de distancia en 1939 antes de que la carrera hiciera una pausa de 10 años debido a la Segunda Guerra Mundial. FOTO: 24h-lemans.com

En su primera década, entre 1920-1930, las 24 Horas de Le Mans fueron dominadas por pilotos franceses, italianos y británicos y por fabricantes como Bugatti, Bentley y Alfa Romeo.

La competencia vio cancelada su celebración en 1936 por problemas económicos, y unos años más tarde por la II Guerra Mundial y sus consecuencias.

En 1949, los motores volvieron a rugir, y tras la reconstrucción del circuito reaparecieron las 24 Horas. Cuatro años más tarde se creó el Campeonato Mundial de Resistencia y grandes marcas como Ferrari, Aston Martin, Mercedes-Benz y Jaguar pusieron sus objetivos deportivos en la prueba por su visibilidad mundial, la posibilidad de testear nuevas tecnologías y, al mismo tiempo, una gran vitrina publicitaria y comercial.

Tragedias como la del accidente de 1955, cuando el Mercedes-Benz de Pierre Levegh se salió de la pista y chocó contra el público, muriendo el piloto y más de 80 espectadores. Marcó un antes y un después en la seguridad de esta y otras competencias automovilísticas, pues se incorporaron medidas más exigentes para la protección de los pilotos y del público.

De los automóviles clásicos a la era moderna

A lo largo de los años, las 24 Horas de Le Mans han sido testigo de la evolución de la tecnología y el diseño de automóviles de carrera. Desde los automóviles clásicos de la década de 1920 hasta los modernos prototipos de alta tecnología de la actualidad, la competencia ha sido un escaparate de innovación y rendimiento.

En sus primeras décadas, las 24 Horas de Le Mans estuvieron dominadas por marcas automotrices europeas como Bentley, Jaguar, Ferrari y Porsche. Estas marcas crearon autos icónicos y establecieron récords de velocidad y resistencia en la pista. A medida que avanzaba el tiempo, los equipos estadounidenses y japoneses también se unieron a la competencia, agregando aún más emoción y rivalidad a la carrera.

A partir de 1970, los autos empezaron a alcanzar mayores velocidades. Vic Elford fue el primero en rodar a una media superior a los 240 km/h. En los 80 y al final de los 90, Le Mans estuvo marcada por el dominio de Porsche, que introdujo el concepto de doble embrague con los 962.

Con el prestigio de la carrera, muchos fabricantes querían participar y formar parte de la historia de las 24 Horas, con lo cual surgió otra competencia fuera del circuito: los ingenieros empezaron a disputarse el mejor lugar por la mecánica más eficaz, al tiempo que los diseñadores hacían lo propio con su ingenio para exprimir la aerodinámica al máximo.

Así, la carrera se transformó en un laboratorio de pruebas cuya tecnología es aplicada luego a los automóviles de calle.

En la actualidad, el autódromo permanente de Bugatti presta su asfalto para el tramo inicial y final donde se disputan las 24 Horas, así como las instalaciones de los boxes. En el circuito les esperan enormes retos y peligros, como en la recta de Hunaudieres, donde en los años 80 se superaban los 400 km/h, y luego clavarse en los frenos al llegar a la curva Mulsanne.

Los conductores corren hacia sus coches al inicio de las 24 Horas de Le Mans, en el Circuito de la Sarthe, en Le Mans, Francia, el 18 de junio de 1966. Los cuatro coches en primer plano son Ford GT40 Mk.II. De ellos, los números 2 y 1 terminaron primero y segundo, respectivamente. FOTO: 24h-lemans.com

También por motivos de seguridad, el clásico sistema de salida típico de esta competición, en el cual los pilotos atravesaban la pista corriendo para subirse a sus autos tras el banderazo inicial, se abandonó en los setenta por su excesivo riesgo. El problema es que, para ganar tiempo, casi nadie se ataba los cinturones hasta que se estabilizaban las posiciones.

El récord de 251,815 km/h de 1985, del piloto alemán Hans-Joachim Stuck con su Porsche 962 logrado en la calificación (3:14.80 en un circuito de 13,626 km), fue mejorado en 2017 por el japonés Kamui Kobayashi con 3:14.791 con el Toyota TS050-Hybrid, también en una calificación, con 251,882 km/h.

El piloto con más victorias en Le Mans es Tom Kristensen con nueve. Le sigue Jacky Ickx con seis, y hay otros muchos que han escrito grandes páginas en la historia de la carrera como Bruce McLaren o Graham Hill.

La Competencia entre las mejores Marcas

También las 24 Horas de Le Mans han tenido mucho que ver en la imagen y el éxito empresarial de algunos fabricantes de automóviles. Por ejemplo, Bentley y Alfa Romeo deben buena parte de su prestigio a las victorias de los años 20 y 30 en el circuito de La Sarthe. Después, a mediados del pasado siglo, nombres como Jaguar o Ferrari se consolidaron entre los deportivos más cotizados gracias a sus triunfos en la prueba francesa.

En 1956, el Jaguar #4 se convirtió en la primera marca en recorrer 4.000 km. FOTO: 24h-lemans.com

Un caso que ha sido llevado hasta la pantalla grande, es que, en 1963, Enzo Ferrari y Henry Ford II estaban a punto de cerrar un acuerdo por el cual la empresa americana se hacía con el control de la división de vehículos de serie de la italiana. Pero, en el último momento, Ferrari se echó para atrás, lo que no le gustó nada al norteamericano que buscó venganza en las pistas.

Los autos de Ferrari ejercían en aquella época un dominio apabullante en las legendarias 24 Horas de Le Mans, una prueba que ganaron de forma consecutiva entre 1960 y 1965. Así que Ford decidió encargar a su equipo la construcción de un deportivo capaz de arrebatar la victoria al enemigo en la carrera de resistencia más famosa del mundo.

Así nació el legendario Ford GT40, un vehículo que se alzó con el triunfo absoluto en Le Mans durante las cuatro ediciones siguientes (1966-1969). Aquella gesta puso a Ford en el mapa de los deportivos y revalorizó a la marca Ford de forma impresionante.

100 años de las 24 Horas de Le Mans
Ford fue el primero en superar los 5.000 km en 1967.FOTO: 24h-lemans.com

Pero si hay una marca cuyo nombre y evolución está íntimamente ligado a las 24 Horas de Le Mans, esa es Porsche. Con 19 victorias absolutas, es el fabricante que ha ganado más veces la mítica prueba de resistencia.

Para el fabricante alemán, esta competencia representa el mejor laboratorio donde experimentar los avances técnicos que desarrollan sus ingenieros, para luego implementarlos en los deportivos de serie. Desde los años ochenta con el cambio automático de doble embrague, hasta recientemente con los sistemas de propulsión híbridos.

El Porsche 917 K (#22) poseedor del récord de 1971 a 2010. Recorrió una distancia total de 5335 kilómetros a una velocidad media de 222,3 km/h, estableciendo dos récords que permanecieron inalcanzables durante 39 años. FOTO: 24h-lemans.com
La Relación con La Carrera Panamericana

La Carrera Panamericana, en su época antigua, se llevó a cabo en México entre 1950 y 1954, y tiene una conexión especial con las 24 Horas de Le Mans. Ambas competencias se llevaron a cabo en la misma época, atrayendo a renombrados pilotos y equipos de todo el mundo.

Aunque son diferentes en formato y duración, tanto Le Mans como La Carrera Panamericana representaron desafíos extremos para los pilotos y sus equipos. Ambos eventos requerían una combinación de habilidad de conducción, resistencia física y mental, y una adecuada estrategia de carrera.

Muchos pilotos famosos, como Juan Manuel Fangio, Stirling Moss y Phil Hill, participaron tanto en las 24 Horas de Le Mans como en La Carrera Panamericana, dejando un legado duradero en ambas competencias. Estos pilotos y sus equipos llevaban la pasión y la emoción de Le Mans a las carreteras de México, acelerando por la famosa ruta panamericana.

100 años de las 24 Horas de Le Mans
Chris Amon y Bruce McLaren en su Ford GT-40 le arrebatan la victoria a Ken Miles en Le Mans 1966

A medida que las 24 Horas de Le Mans celebran su centenario, es importante reconocer el impacto duradero que ha tenido en el automovilismo y la cultura popular. Esta carrera emblemática ha dejado su huella en la historia y continuará inspirando a futuras generaciones de pilotos y fanáticos.

A lo largo de los últimos 100 años, las 24 Horas de Le Mans se han convertido en un símbolo del automovilismo de resistencia, atrayendo a pilotos y fanáticos de todo el mundo. La carrera ha evolucionado con el tiempo, presenciando espectaculares avances en tecnología y un creciente interés internacional.

La relación entre las 24 Horas de Le Mans y La Carrera Panamericana es una muestra del espíritu global de las carreras de automóviles. Estos eventos, aunque separados por miles de kilómetros, comparten una pasión única por la velocidad, la competencia y la búsqueda constante de la excelencia en el mundo del motor.

¡100 años a todo gas!

 

Spirit of La Carrera
¡La Leyenda continúa!
The Ultimate Road Race

Comparte:

Deja un comentario