La última Carrera de la época
de oro en 1954

El evento de 1954 sería el último evento de la época de oro de “La Carrera Panamericana”, por lo menos durante los siguientes 34 años hasta que el promotor de eventos de automovilismo, Eduardo de León, la reviviera.

Durante la quinta Carrera Panamericana de 1954 las categorías que contendieron fueron cinco: Sport Mayor, Sport Menor, Turismo Mayor, Turismo Especial y Turismo Europeo, con lo que se podía participar con autos que no fuesen del tipo estándar ya que en ciertas categorías se permitían modificaciones al automóvil. La carrera dio inicio, como era costumbre, el 19 de noviembre de 1954 en Chiapas y terminó el 23 de ese mismo mes y año en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Aquel año del ’54 figuraron con particularidad los automotores Ferrari con el piloto Maglioli, ganador absoluto con un tiempo total de 17 horas 40 segundos. Igual de destacada fue la participación de pilotos mexicanos en las categorías de con Álvarez Tostado (4º lugar en la categoría Turismo Especial y 29º en la Categoría General); Ramiro Aguilar (5º lugar en la categoría TE y 35º lugar de la CG).

Por su parte Moisés Solana, el piloto más joven de la carrera con 18 años de edad, fue considerado el piloto revelación de la carrera, pues además de haberse tratado de su primera incursión en el automovilismo deportivo, y a pesar de una pérdida de treinta minutos por fallas mecánicas, logró ocupar el 6º lugar en la categoría TE y el 32º lugar en la CG; quien al volante de un Dodge con 50,000 kilómetros recorridos, se disputó con memorables agarrones sobre el asfalto con el italiano Piero Taruffi y el argentino Oscar Cabalén.

Las inscripciones individuales conformaron la mayor parte de los participantes, disminuyendo el registro de equipos oficiales de las marcas de los autos. La razón principal fue que el Campeonato Mundial de Constructores ya estaba definido y ningún resultado obtenido en La Carrera los modificaría, por ello algunos equipos no consideraron necesario venir a México. Ese año Ferrari volvería a ganar el título, Lancia la segunda posición y Jaguar la tercera.

Se registraron 149 autos en esta quinta edición del evento: 20 en Sport Mayor, 13 en Sport Menor, 29 en Turismo Abierto, 68 en Turismo Especial y 19 en Turismo Europeo.

La lista de competidores se volvía cada vez más internacional con participantes de muchos países, algunos venían con la intención de ganar y otros simplemente para vivir la aventura que ofrecía la Carrera.

Venían 45 equipos de México, 42 de Argentina, 31 de los EUA, 7 de Italia, 6 de Alemania, 4 de Guatemala, 2 del Reino Unido, 2 de España, 2 de la República Dominicana, 1 de Francia, 1 de Colombia, 1 de Cuba y 1 de Chile.

Los cambios principales en el reglamento de ese año se referían a las categorías y al tiempo permitido para realizar mantenimiento y reparaciones al auto. Se agregó también la categoría de Turismo Europeo.

En el reglamento se estableció que el tiempo permitido para trabajar en los autos se redujo a tan solo una hora al final del día en Oaxaca, Durango y Chihuahua; y dos horas en la ciudad de México. Esta regla solo aplicaba para los autos en las categorías de Turismo. Los autos deportivos podían recibir atención todo el día y noche si fuese necesario.

Volkswagen también mandó un equipo de sedans (vochos) para participar. Obviamente no iban con la intención de ganar, sino de demostrar su superioridad en el diseño, la durabilidad y confiabilidad.

Los dos Ferraris que Maglioli y McAfee iban a conducir eran los autos más poderosos que Enzo Ferrari había diseñado jamás

Estos vehículos podían generar 350 caballos de fuerza y alcanzar una velocidad máxima de 175 mph (281.6 kmph), pues además venían de un triunfo en el rally 24 Horas de Le Mans.

Otro auto que captó la atención de los aficionados fue el deportivo diseñado y construido en España, el Pegaso Z103 Roadster conducido por Joaquin Palacio. Este auto fue patrocinado por el Presidente Dominicano, el General Rafael Trujillo y tuvo pintado sobre su cofre el nombre del auto El Dominicano.

Coca Cola patrocinó al equipo mexicano conformado por cinco autos Buick Century pintados de blanco con el logo de la marca refresquera de manera muy visible. Estos fueron conducidos por cinco pilotos mexicanos, Luís Leal Solares, Fernando Razo Maciel, Ricardo Ramírez, Héctor Riva Palassio y Julio Mariscal.

La reputación de Maglioli y Hill se consolidó dentro del automovilismo deportivo por muchos años más. Porsche, Alfa Romeo y Volkswagen fueron los verdaderos ganadores en el evento ya que aprovecharon la visibilidad que les ofreció esta carrera. La reputación de los autos Borgward cayó significativamente debido a los malos resultados obtenidos. Lincoln apenas se salvó gracias a la victoria final de Ray Crawford.

Copyright ©: Peterbook 2002

La Carrera Panamericana

12-18 de octubre 2018

  • 5119 3145 - 5586 6898

© Copyright 2018 Carrera Panamericana | Aviso de Privacidad

Scroll Up