JAVIER SOLANA, UNA COMPETENCIA QUE DEJÓ HUELLA.

La Carrera Panamericana ha sido el evento automovilístico de velocidad en carretera más importante y de mayor recorrido en el mundo,  superior a las Mil Millas y  la Targa Florio de Italia. Elevento,  reconocido así por la prensa internacional, acaparó la atención de los amantes de la velocidad quienes pusieron los ojos en México como un país de grandes expectativas turísticas, donde vinieron autos y marcas nunca antes vistas: Ferrari, Osca, Lancia, Mercedes, Porsche o Masserati, además de las  norteamericanas.

La difusión del evento se efectuaba a nivel nacional por radio, y a nivel internacional por medio de  las películas y reportajes que se enviaban a todo el mundo.

La Panamericana en sus cinco ediciones, de 1950 a 1954, fue organizada por Enrique Martín Moreno, un comité que se constituyó y el apoyo del Gobierno mexicano, hasta que por motivos de seguridad éste mismo la suspendió en 1956, después del fatal  accidente de 1955 en las 24 horas de Lemans.

El primer piloto en inscribirse a la convocatoria fue José Antonio Solana…

El primer piloto en inscribirse a la convocatoria fue José Antonio Solana; más tarde empezaron a llegar inscripciones de todo el mundo. En la salida de Ciudad Juárez, el 5 de Mayo de 1950, varios pilotos se inconformaron, argumentando que  si no descalificaba a los Alfa Romeo tripulados por Piero Taruffi y Felice Bonetto,  no correrían, pues consideraban que contra esos autos no tendrían oportunidad.

Durante la época antigua La Panamericana reclamó las vidas de grandes pilotos en accidentes como el de la etapa de Tuxtla Gutiérrez a Oaxaca de Jack Mcaffe, donde falleció su copiloto  Fora Robinson en un Ferrari. O el del inolvidable “Ché” Estrada Menocal en la segunda carrera. El de la curva de Tehuantepec, donde Mickey Thompson arrolló a 6 espectadores (quizá el accidente más grave).

El inexplicable de Felicce Bonetto, pues al entrar a Silao su auto saltó en un bado, golpeándose la cabeza el italiano contra la saliente de una ventana en la esquina de una casa, lo que provocó su muerte instantánea. Por estas tragedias, y el accidente en Lemans de 1955, las autoridades decidieron suspender la gloriosa PANAMERICANA.

Con el tiempo, los mismos pilotos extranjeros confirmarían que algunos autos se presentaban modificados a la categoría Standard, con los motores balanceados. Por esa razón, eran superiores a los que se apegaban a las normas. Sin embargo, con el final de la Panamericana cerramos un capítulo del automovilismo mexicano y mundial, pues hasta el presente, en ningún lugar del mundo, se ha vuelto a dar una prueba con la categoría y ambiente que tuvo,  convocando a los mejores pilotos de los distintos campeonatos el mundo en un solo evento.

La Carrera Panamericana

12-18 de octubre 2018

  • 5119 3145 - 5586 6898

© Copyright 2018 Carrera Panamericana | Aviso de Privacidad