Alfonso de Portago en la Pana

Alfonso de Portago en la Pana

La primera carrera del Marqués

Muchos desconocen que Alfonso de Portago “Fon”, fue uno de los mejores pilotos de carreras de España, el único que llegó a conquistar con su propio esfuerzo un volante oficial en Ferrari.

Disputando las victorias a Fangio, Moss, Collins y Hawthorn, cosechó, en solo cuatro temporadas, un palmarés impresionante.

Alfonso Antonio Vicente Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton, XI marqués de Portago, más conocido como Alfonso de Portago, nació en 1928, fue un deportista español que compitió en bobsleigh y automovilismo.

Alfonso de Portago en la Pana
Alfonso de Portago en las olimpiadas de invierno de 1956, FOTO: George Silk-The Life Picture Collection

Nacido en una familia aristócrata, vivió sus primeros años en Londres, y posteriormente en Biarritz (Francia). Desde muy joven se interesó por los deportes, practicó natación, esgrima, polo e hípica.

Además de su trayectoria deportiva, fue conocido por sus romances. Estuvo casado con la modelo Carroll McDaniel, después tuvo una relación con la modelo Dorian Leigh y por último mantuvo un noviazgo con la actriz Linda Christian.

El Marqués de Portago y La Carrera Panamericana

El deporte del motor le fue ajeno hasta 1953, cuando conoció a Luigi Chinetti quien le invito de copiloto en la Carrera Panamericana de México. Alfonso quedó fascinado por la experiencia, aunque no llegó a tocar el volante.

Alfonso de Portago en la Pana
Chinetti y de Portago Ferrari 375 MM Carrera Panamericana 1953, FOTO: sfcriga.com

En 1954 iba a volver a su primera carrera, la Panamericana, y necesitaba más caballos: vendió el Osca a su amigo argentino Roberto Mieres y se compró un Ferrari 750 Monza (que también pintó de negro). Ambos entrenaron a fondo la carrera, pero ninguno de los dos superó los 200 primeros kilómetros.

Alfonso de Portago en la Pana
Alfonso de Portago en su Ferrari 750 Monza, La Carrera Panamericana 1954. FOTO: sfcriga.com
Su Carrera en el Automovilismo Deportivo

Con un veterano Ferrari 250MM, con el que debutó como piloto, se inscribió en los 1000Km de Buenos Aires de 1954 en compañía de Harry Schell. El coche acabó segundo, pero Portago solo llegó a dar tres vueltas.

Las 12h de Sebring finalizaron con un palier roto a los 120 minutos y Portago se dio cuenta de que el coche era demasiado potente para él. Lo vendió y compró a cambio un Maserati A6 GCS 2 litros de segunda mano, conduciéndolo por carretera hasta Le Mans para las 24 horas. Aunque Portago y Tomasi abandonaron, fueron primeros de 2 litros mientras duraron en carrera.

Fangio, Peter Collins, Alfonso de Portago and Luigi Musso

El año 1956 fue el de su lanzamiento definitivo. Alfonso de Portago era un piloto aguerrido y rápido, aunque a veces cometía algunos errores.

Escribió a Ferrari pidiéndole un volante oficial, y recibió como respuesta unas fotos suyas dando un monumental trompo. Días después, la suerte se puso de su lado, Musso se lesionó a principios de temporada y el director deportivo de Ferrari, Sculati, llamó a Portago para incluirlo en el equipo oficial de Formula-1, al volante de un Ferrari-Lancia D50.

En la primera carrera de la temporada, durante el GP de Francia y cuando iba clasificado cuarto, el cambio de su coche cedió, obligándole a retirarse. Quince días más tarde en Silverstone, cuando estaba peleando con las dos estrellas del automovilismo del momento, Fangio y Moss, fue llamado a boxes para ceder su monoplaza a Peter Collins, que tenía posibilidades de obtener el título mundial. Éste llevó el coche de Portago hasta la segunda plaza tras Fangio, compartiendo los puntos del segundo puesto con el piloto español.

En Nürburgring le volvieron a parar para ceder el volante a Collins, que fue cuarto y en Monza reventó un neumático, mientras Collins debía ceder su Ferrari-Lancia D50 a Fangio, para que se proclamara campeón del mundo.

Conduciendo su Ferrari/Lancia D50 en el GP de Argentina 1957

Participó en cinco Grandes Premios de Fórmula 1, en la Scuderia Ferrari, debutando el 30 de junio de 1956 en Francia. Finalizó segundo en el Gran Premio del Reino Unido de 1956 y quinto en el Gran Premio de Argentina de 1957. También participó en dos ediciones de las 24 Horas de Le Mans (1954 y 1956).

De Portago durante la Mille Miglia en 1957
El beso de la muerte en 1957

El 12 de mayo de 1957, en la XXIV edición de la Mille Miglia, Alfonso de Portago, junto con su copiloto Edmund Nelson, sufrieron un accidente fatal durante la carrera a bordo de su Ferrari 335 S, debido a que uno de los neumáticos reventó al chocar contra una piedra.

En el día del accidente, De Portago aprovecha una parada para ver a su novia, Linda Christian, que se acerca al coche para besarlo. Momentos después ocurre el accidente mortal. La escena del beso fue captada por los fotógrafos y ha pasado a la historia con el nombre de “El beso de la muerte”.

Spoiler Alert! Esta historia ha sido recreada en la recientemente estrenada película  “Ferrari”, la cual recomendamos ampliamente, ya que nuestro actor consentido Patrick Dempsey, quien ha participado recientemente en la edición No. 36 de La Carrera de México, le da vida nada menos que a Piero Taruffi, así que ya tienes contexto para disfrutarla al máximo.


¡La Leyenda continúa!

The Ultimate Road Race

One comment

Deja un comentario