Pedro y Ricardo Rodríguez

Pedro y Ricardo Rodríguez

Leyendas del Automovilismo Mexicano

Los hermanos Rodríguez son tan importantes para la historia del automovilismo mexicano, que la pista en la cual se lleva a cabo el Gran Premio de México, el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México, fue nombrado así en honor a Pedro y Ricardo, auténticas leyendas del deporte automotor.

Pedro Rodríguez de la Vega, sigue siendo el piloto mexicano más exitoso de todos los tiempos. El hermano mayor, fue el primero en llevar la bandera de México a las pistas internacionales.

Pedro y Ricardo Rodríguez

Nacido en Ciudad de México el 18 de enero de 1940, el llamado Ojos de Gato por su habilidad para correr bajo la lluvia y en la noche.

Fue hasta 1957 que hizo su debut en Bahamas al conducir un Ferrari 500TR. Al año siguiente se inscribió en las 24 horas de Le Mans, donde corrió durante 14 años consecutivos.

Pedro y Ricardo Rodríguez

En 1961, dio sus primeros pasos en la Fórmula 1 con el equipo Ferrari. A lo largo de nueve temporadas en la F1, disputando 55 Grandes Premios, acumuló dos victorias, una en Sudáfrica en 1967 y otra en Bélgica en 1970.

En carreras de resistencia logró un triunfo en las 24 Horas de Le Mans, cuatro en las 24 Horas de Daytona (dos con Porsche) y 11 en el Campeonato Mundial de Marcas (ocho con el Porsche 917).

En las temporadas de 1970 y 1971 ayudó a Porsche a ganar los títulos del Campeonato Mundial de Marcas (hoy llamado Campeonato Mundial de Resistencia, el WEC).

En su última carrera con Porsche, en 1971, no solo ganó los 1000 Km de Zeltweg (Austria), sino que hizo la pole position y la vuelta más rápida en carrera (el llamado Grand Chelem).

Menos de un mes después, el 11 de julio, el mexicano perdió la vida en el autódromo Norisring, en Núremberg (Alemania).

Pero Pedro era más que un piloto exitoso. Venía de una familia pudiente que se esmeró en educarlo desde niño y apoyarlo en su pasión por la velocidad, al igual que lo hicieron con su hermano Ricardo.

Ricardo Rodríguez, el hermano menor de Pedro, inició en el automovilismo mexicano en los mismos términos con un debut en 1957 en el circuito de Riverside.

Otro talento excepcional que brilló en las pistas. Nacido el 14 de febrero de 1942 en Ciudad de México, Ricardo debutó en la Fórmula 1 a la temprana edad de 19 años, aunque su breve pero impactante carrera en la F1, comprendió solo cinco Grandes Premios.

Pedro y Ricardo Rodríguez

En su tiempo fue reconocido por ser el piloto de Fórmula 1 más joven en competir para la escudería de Ferrari, cuando formó parte del Gran Premio de Italia 1961. Los siguientes son algunos de sus podios:

• Triunfo en el Modified 1000-1500cc de 1957
• Ganador del Porsche Classic en 1958
• Tercer lugar en los 500 Kilómetros de la Magdalena Mixhuca de 1959
• Segundo lugar en 24 horas de Le Mans de 1960
• Tercer lugar de las 12 Horas de Sebring de 1961
• Segundo lugar en los 1000 Kilómetros de Nürburgring de 1961
• Victoria en los 1000 Kms de París de 1961
• Segundo lugar en las 3 Horas de Daytona de 1962
• Targa Florio en Italia en 1962

Su muerte ocurrió de forma muy prematura, durante las prácticas libres del Gran Premio de México de 1962, justamente en una peligrosa curva peraltada de la Magdalena Mixhuca.

Pedro y Ricardo Rodríguez

La pérdida de Ricardo fue un golpe devastador para el automovilismo mexicano y el mundo del deporte en general.
Con la muerte de Pedro, los Hermanos Rodríguez alcanzaron el título de leyendas tanto del automovilismo como de México, y tan solo dos años después, en 1973, el Autódromo Magdalena Mixhuca, cambió su nombre al de Hermanos Rodríguez, donde actualmente se disputa el Gran Premio de México.

Pedro y Ricardo dejaron una huella imborrable en el automovilismo mexicano y continúan siendo fuente de inspiración para las generaciones venideras de pilotos.

A día de hoy, los nombres de Pedro y Ricardo Rodríguez siguen siendo sinónimo de pasión y valentía en el mundo del automovilismo. Sus contribuciones y logros en el mundo de las carreras siguen inspirando a aficionados y pilotos de todo el mundo.

Su legado perdurará por generaciones y su valentía en las pistas siempre será recordada con admiración y respeto.


¡La Leyenda continúa!
The Ultimate Road Race

One comment

Pingbacks and Tracebacks

  • Deja un comentario